La endodoncia es la forma más común de cuidados dentales y la manera más habitual de conseguir conservar el diente, antes de ser extraído.

¿Quieres conocer más este proceso? ¿Qué lo diferencia de una caries?

Endodoncia, ¿en qué casos es necesario?

La endodoncia se realiza en aquellos casos en los que la caries, ha evolucionado tanto que ha llegado al nervio. Entre los síntomas que provocan están:

Dolor agudo constante y no intermitente

Cambio de color del diente oscureciéndose.

Flemón y en la propia encía una fístula.

Sensibilidad aumentada al frío o al calor.

Esto hace a su vez que las bacterias sigan reproduciéndose pudiendo llegar a problemas mayores, como puede ser la pérdida completa del nervio.

Endodoncia ¿cuál es su proceso de recuperación?

El procedimiento para recuperar el diente es muy sencillo e indoloro. Lo primero será limpiar la caries y tejido pulpar enfermo.

Se mata el nervio para evitar que vuelva a provocar dolor, se limpia y se preparan los conductos y se rellenan de un material biocompatible. Finalmente se reconstruye la muela, para volver a dejarla como era antes.

Para que el paciente no sufra durante el tratamiento, se le aplica una anestesia local, por lo que no sentirá ningún dolor.

Después del tratamiento y pasada la anestesia el paciente puede notar ciertas molestias durante algunos días, como irritación y algo de sensibilidad, que desaparecen a los dos días como mucho.

Con la endodoncia por tanto evitarás tener que perder el diente, salvándolo de una posible extracción.

Si quieres pedir cita en Madrid con nuestra  endodoncista  Ana Sulé, para que te haga una valoración propia haz clic en el siguiente enlace