La endodoncia es un tratamiento odontologíco que trata de conservar el diente, antes de que este tenga que ser extraído y sustituido por un implante.

La endodoncia se produce en estados muy avanzados de la caries y suele cursas con dolor, si quieres saber como es y cómo se produce. Sigue leyendo.

Endodoncia, ¿cómo es?

La endodoncia es un tratamiento realizado en pacientes que sufren en alguna de sus piezas dentales una filtración muy extendida de la caries. La caries no ha sido eliminada a tiempo y ésta ha llegado al nervio.

Normalmente esta situación cursa con dolor intenso en la pieza dental, una inflamación de las encías y con el conocido flemón. Además de una hipersensibilidad al frio y calor.

¿Es una operación compleja? No la endoncia es sencilla, cursa sin dolor, gracias a la anestesia y muy rápida.

¿En qué consiste una endodoncia?

En la endoncia se accede al nervio primero para eliminar el tejido pulpar que se haya enfermo.

Después se eliminan toda la caries y bacterias que se encuentran dentro del diente o muela a fondo y se rellena con productos biocompatible. Para que de esta forma no haya riesgo de una nueva contaminación bacteriana y el paciente pueda volver a comer con normalidad y sin dolor.

Endodoncia, precauciones tras la operación

Después de realizar la endodoncia es vital que se realicen los cuidados de limpieza de dientes y revisiones que cualquier otra pieza dental, para evitar que vuelva a producirse esta formación de caries.

Durante ese día es recomendable no comer alimentos muy duros con ese lado de la boca, ya que la pieza estará ligeramente más sensible durante un periodo de tres o cuatro días.

En casos de bruxismo hay que tener un especial cuidado para evitar fracturas en la muela endodonciada.

Si tienes molestias en cualquier pieza dentaria no dudes en venir a Clínica Dental Bratos y ponerte en manos de nuestro experto odontólogo, el doctor David Rubio para solucionar de forma inmediata este problema.