enfermedades-renales

Influencia de las enfermedades renales en la salud bucodental

Los riñones son importantes para la salud en general, debido a que realizan muchas funciones vitales en el cuerpo: ayudan a eliminar productos de desecho, regular la producción de glóbulos rojos, liberan hormonas que regulan la presión arterial y ayudan a producir una forma activa de vitamina D necesaria para la salud ósea. Son tan importantes que,  aunque muy poca gente lo sepa, existe un vínculo directo entre las enfermedades renales y la salud bucodental. Debido a las alteraciones en el sistema inmune de este tipo de pacientes, éstos son más propensos a tener infecciones e inflamaciones gingivales y de las glándulas salivales.

Por otro lado, teniendo en cuenta su papel a la hora de producir la forma activa de la vitamina D, los pacientes con patología renal son más propensos a sufrir cambios en los huesos por la mala absorción del calcio. A nivel oral este hecho se manifiesta, en la mayoría de los casos, a nivel del hueso mandibular pudiendo, en caso de graves complicaciones, derivar en la pérdida dentaria.

De igual forma, lo más normal es que con una enfermedad renal se tenga halitosis o mal sabor en la boca, ya que la función renal deficiente conduce a un aumento en el nivel de urea en sangre. Ésta se descompone en amoniaco que, al contacto con la saliva, produce un mal aliento conocido como “respiración de amoniaco”. Del mismo modo, alteraciones en la función renal, también pueden causar un indeseable sabor metálico en la boca, que puede cambiar el sabor de los alimentos.

Desde la Clínica Dental Dres. Bratos os informamos que existen diferentes complicaciones de enfermedades renales que pueden afectar los tratamientos dentales como: la anorexia, la bulimia o  la anemia entre otras, además de provocar presión alta y distintas enfermedades de corazón.

En el caso de que el paciente se tenga que someter a una diálisis lo mejor es planificar un tratamiento personalizado con el dentista, teniendo en cuenta que muchos tratamientos de carácter odontológico deberían realizarse después de la diálisis. Lo que si nos gustaría resaltar es que los pacientes que tengan este tipo de problema se lo comuniquen desde el primer instante a su dentista, antes de comenzar cualquier tipo de tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *