incrustaciones dentales

¿Qué son las incrustaciones dentales?

Hay ocasiones en las que una obturación convencional no nos aporta la suficiente resistencia mecánica, o, en las que debido al tamaño y a la localización del defecto, no nos es posible conseguir una morfología y adaptación adecuada realizándolas en boca. En estas situaciones, si poner una corona supone eliminar demasiado tejido sano, podemos optar por un tratamiento a caballo entre la reconstrucción y la corona: las incrustaciones dentales.

Las incrustaciones dentales se elaboran fuera de boca a partir de unos moldes de la misma. Podemos emplear diversos materiales, principalmente el composite y la porcelana.  Al contrario que con las coronas, no es necesario tallar o eliminar tejido de todo el contorno del diente, sino que nos limitamos a conseguir un buen eje de inserción y el grosor necesario para proteger aquellas cúspides que lo requieran.

Según el tipo de material distinguiremos:

  • Metálicas: principalmente de oro. En la actualidad su uso se encuentra limitado por la estética que proporcionan, pero debido a su gran sellado se siguen considerando una buena opción.
  • De porcelana: nos permiten conseguir una buena estética, son resistentes, pero requieren un mayor grosor de material para alcanzan dicha resistencia.
  • De resinas compuestas o composite: son más resistentes que las resinas elaboradas en clínica porque se obtiene un mejor curado de las mismas mediante calor y presión. Son muy estéticas y se puede trabajar con menores grosores. Son reparables en clínica en caso de fractura o caries.

También podemos referirnos a ellas en función de su extensión:

  • Inlays: cuando sustituyen tejido dentario ausente sin afectar a ninguna cúspide. En este caso se realizan con frecuencia para conseguir unos buenos contactos con los dientes vecinos.
  • Onlays: cuando una o varias cúspides se ven afectadas y deben cubrirse o sustituirse con  parte de la incrustación.
  • Overlays: cuando todas las cúspides deben protegerse con la incrustación, lo solemos emplear para rehabilitaciones complejas en las que abundan los desgastes oclusales dentarios en molares y premolares y necesitamos compensar esa ausencia. También en dientes con poca altura que han sido endodonciados ya que una corona se podría descementar con facilidad y las instrustaciones dentales nos permite realizar una retención interna.

En la Clínica Dental Dr. Bratos  queremos insistir en la importancia de ser todo lo conservadores posibles en los tratamientos y en la necesidad de estudiar bien un caso para valorar el plan de tratamiento que mejor se adapte a las necesidades específicas de cada paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *